Ya tenemos el certificado 2015/44 AENOR

Si, ya tenemos el certificado 2015/44 AENOR

La marca AENOR Marca N de AENOR de producto certificado es un marca de conformidad con normas. Los productos a los que se les concede esta marca se someten a distintas evaluaciones y controles para comprobar su conformidad con las normas correspondientes.

Para certificar cada producto o familia de productos, AENOR desarrolla un sistema particular de certificación en el que se indican las normas y especificaciones ténicas aplicables al producto, las reglas particulares y los procedimientos necesarios.

La certificación es la acción llevada a cabo por una entidad independiente de las partes interesadas mediante la que se manifiesta que una organización, producto, proceso o servicio, cumple los requisitos definidos en unas normas o especificaciones técnicas.

Así, las marcas de AENOR evidencian esta certificación y constituyen un elemento diferenciador en el mercado, mejorando la imagen de productos y servicios ofrecidos y generando confianza entre clientes y consumidores.

Confianza hacia la propia organización y hacia los clientes, los accionistas, los empleados, las administraciones públicas y el entorno social de la empresa. Confianza en la calidad y en la seguridad de sus productos y servicios. Confianza en la eficacia de su gestión. Confianza en su compromiso ambiental y la seguridad de sus trabajadores. Confianza en su apuesta por la innovación.

Además, ante el actual exceso de información, las organizaciones necesitan simplificar sus decisiones. Por eso, buscan proveedores cuya gestión y/o productos cuenten con el aval de una entidad de confianza. Con el objeto de dotar a las organizaciones de este valor competitivo diferencial, AENOR ofrece sus marcas.

¿Qué identifican?

Diagrama de bloques en el que se muestra el significado de las marcas de AENOR. Aparecen dos grandes bloques. El primer bloque es de Certificación de sistemas de gestión, a este tipo corresponden la marca ER de Empresa Registrada y la marca de Gestión Ambiental. Estas marcas respectivamente identifican empresas bien gestionadas y empresas comprometidas con el medio ambiente. El segundo bloque es de Certificación de productos y servicios, con la marca N y la marca AENOR Medio Ambiente, que identifican productos y servicios de calidad y productos y servicios respetuosos con el medio ambiente.

Certificado 2015/44 AENOR

post

Clochinas Navarro proveedor de Carrefour en la Vuelta

Clochinas Navarro proveedor de Carrefour en la Vuelta Ciclista a España. El pasado mes de agosto estuvimos en la grabación del spot para Carrefour como proveedor.

Desde Carrefour querían mostrar en cada ciudad por donde pasaba la vuelta, algo típico de la gastronomía de la ciudad. En este caso sería la clochina valenciana, la nuestra, la de Clochinas Navarro.

La verdad fue un día de grabación en todas nuestras instalaciones, lo pasamos muy bien.

Viveros Clochinas Navarro Viveros Clochinas Navarro Viveros Clochinas Navarro Viveros Clochinas Navarro

Y aquí os dejamos la primera muestra.

 

 

 

Clochinas Navarro en Las Provincias

La moderna planta depuradora utiliza para todas las operaciones agua de mar que se transporta desde el puerto de Valencia

La empresa Navarro cuenta con unas instalaciones industriales en las que se eliminan mecánicamente las incrustaciones y el biso del popular molusco

Cada semana, un camión-cuba lleva 25.000 litros de agua del Mediterráneo hasta el polígono industrial de Beniparrell, donde se encuentran las instalaciones de depuración y limpieza de clóchinas de la empresa Navarro, que centra casi la mitad de la producción de este popular molusco bivalvo en los puertos de Valencia y Sagunto y además ofrece la novedad de venderlos ya limpios, sin incrustaciones ni biso, listos para guisarlos.

La depuradora de Clóchinas Navarro cuenta con 300.000 litros de agua de mar que circulan en circuito cerrado y se depuran al final de cada ciclo. La aportación semanal repone las pérdidas que necesariamente se registran en el sistema. Pero Enrique Navarro, responsable de la firma, matiza que la carga del agua de mar se realiza «en zona A», calificada así por la Conselleria de Sanidad por no haberse encontrado contaminaciones en los análisis periódicos que se realizan.

La producción de las típicas clóchinas valencianas en bateas está sometida a un férreo control sanitario, por si se detectasen microorganismos patógenos o sustancias tóxicas. De esta manera, con análisis y revisiones constantes, hay seguridad de que lo que se comercializa está completamente sano.

Entre las obligaciones requeridas a los productores de clóchinas está la de depurarlas durante 15 horas. Una garantía adicional. Como estos moluscos se alimentan a base de filtrar los nutrientes del agua, si se mantienen ese tiempo en agua limpia de mar purgan cualquier cosa que quedara en su organismo.

Navarro vio en esto la oportunidad de completar el ciclo para dar a su producto un valor añadido, ofreciéndolo al consumidor completamente limpio de incrustaciones y vellosidades del biso. Porque eso es lo que frena a veces la compra de clóchinas: no se dispone de tiempo para limpiarlas, no se sabe muy bien cómo hacerlo, es engorroso… Con las de Navarro ya no hace falta; se compran y tal cual van a la cazuela.

Para eso han integrado los dos procesos, el depuración obligada y el de limpieza, en un sistema continuo. En definitiva han aplicado criterios de empresa moderna, que busca optimizar los recursos para dar un producto de máxima calidad, ofreciendo comodidad y garantía y asegurando el suministro a los clientes. Y eso es lo que también les ha permitido vender a cadenas de supermercados, donde es básico acreditar que no se falla.

Tras las 15 horas de depuración en agua que no cesa de recircular, las clóchinas pasan por la cadena de limpieza mecánica, donde una serie de cepillos eliminan todo elemento exterior de las conchas y además se seleccionan y retiran los individuos rotos, pequeños o defectuosos. A continuación se envasan en mallas de kilo y se agrupan en envases de a cinco donde se colocan las etiquetas correspondientes, incluida la denominación ‘Clóchinas Valencianas’ que las identifica claramente.

Pero aún no están listas para llegar a los puntos de venta final. Antes pasarán otro día en agua, para eliminarles el estrés. ¿Y cómo se sabe que una clóchina está estresada? Enrique lo explica: «si tienen estrés no se abren, y a todos nos gusta que al guisarlas queden abiertas para consumirlas con facilidad».

Navarro produce y procesa de cuatro a cinco mil kilos diarios, alrededor de medio millón de cosecha propia entre los meses de abril y agosto, la temporada local, que esta vez se ha iniciado con muy buen pie al imperar un tiempo seco y cálido. El resto del año las trae de otras áreas productoras, especialmente de la zona italiana del Adriático, mientras se prepara la siembra en sus siete bateas para el año siguiente.

Navarro ofrece un valor añadido al producto

La empresa Clóchinas Navarro, con la colaboración de la Agrupación de Clochineros del Puerto de Valencia y Sagunto, han conseguido dar el valor y reconocimiento que se merece la clóchina valenciana. La empresa cuenta con unas instalaciones industriales en las que se eliminan mecánicamente las incrustaciones y el biso del popular molusco, consiguiendo llegar totalmente limpio al consumidor.

Enrique Navarro explica que su empresa cuenta con viveros tradicionales de clóchina donde lleva a cabo el cultivo y producción de los bivalvos. Se trabajan de manera tradicional, con la inserción de las semillas en el interior de una media red y posterior inmersión en las ricas aguas, esto ayuda a que los moluscos no padezcan y adopten unas cualidades únicas que marcan la diferencia.

La proximidad de la Albufera de Valencia y en consecuencia la gran aportación de nutrientes junto a la salinidad del mar Mediterráneo, hacen de la clóchina un producto singular, por el cual, le han otorgado el reconocimiento de la marca de la Comunitat Valenciana, por su gran sabor y exquisitez.

Clóchinas Navarro dispone de amplias instalaciones donde se ubica la depuradora de moluscos y centro de expedición.

A escasos diez minutos del Puerto de Valencia, sin perder la cadena de frío, se consigue depurar en unas condiciones constantemente controladas, limpiar y seleccionar con el más estricto cuidado para garantizar la máxima calidad, envasar el producto fresco en los distintos formatos y por último, distribuir a mercavalencia, grandes superficies, cadenas de alimentación y mercados.

Ha sido un éxito la eliminación de biso del producto para que el consumidor final no tenga que realizar gran esfuerzo a la de hora limpiar y cocinar el producto. Con tan solo enjuagar un poco bajo el grifo, un poco de aceite y medio limón, en unos minutos se puede degustar este manjar procedente del mar de Valencia.